La violación fascista: Amenaza en nuestras calles

El autoritarismo de izquierda y de derecha y la peligrosa e infértil polarización han generado y profundizado la preocupante fascistización del país. A nombre de la “democracia” en la ciudad de Cochabamba se han organizado grupos parapoliciales compuestos por machas y machos violentos denominado “Resistencia Juvenil Kochala” quienes claramente son los herederos de las ya fascistas Juventudes Kochalas y Juventudes Cruceñistas que en el 11 de enero de 2007 en Cochabamba y en las jornadas violentas de Santa Cruz en el 2006 golpearon y humillaron a las mujeres de pollera, campesinos, campesinas y a todo quien representaba un sentir y pensar diferente. Estos grupos se han revitalizado en los últimos conflictos, aprovechando la indignación de la gente y el pánico sembrado por ellos mismos, han salido a las calles con total brutalidad montados en sus motos, armados con palos con puas, petardos, cascos, chalecos antibalas, machetes y armas de todo tipo andaban y andan por las calles gritando consignas misóginas, racistas y agreden a quien les cuestione. Se llaman a sí mismos “escuadrones”, convocan a la confrontación permanente, quieren sembrar el terror. Es tan peligroso este grupo que se otorga la representación de la gente de Cochabamba y piensan que se puedan pasear y jactar públicamente de sus fechorías. Es un secreto a voces que este grupo es financiado, no es espontaneo ni mucho menos de juventudes que tienen como objetivo la democracia. Su impunidad esta sostenida en el apoyo y alianza que tienen con la mismísima Policia Boliviana. Son muchos los videos y testimonios en los que se verifica este pacto policial – paramilitar. Lo que los medios no muestran, la gente lo ve, lo percibe y lo denuncia. Este grupo de choque ha sido denunciado por muchos vecinos en los lugares donde instalaron su campamento por los escándalos constantes, la borrachera y los excesos que cometían. Son varias las denuncias en los que se los ha visto con armas de fuego. Cada uno puede tener la percepción que uno desea de las autoridades, pero lo que si no se puede justificar que se vaya atentar contra la vida de nadie, como lo que paso en la Defensoría del Pueblo y otros. Como mujeres y diversidades sexuales denunciamos a este grupo fascista y parapolicial que el día de ayer, nuevamente salió agredir a un grupo de personas que realizaban una vigilia en las puertas de la Asamblea Legislativa insultando a las mujeres de cholas, putas, zorras y amenazándolas con violarlas. Lanzados frases que ponen en evidencia su siniestro y nefasto actuar como: “El motel esta pagado”, “Te haré un hijo”, “Ya vas a ver”, “Te voy a meter un palo”, “Se donde vives”, “Te voy a matar”, “Te voy a violar”, amenazas extendidas no solo por los machirrines de la RJC sino también por las mujeres fachasmachas que conforman su organización, y que amenazaban con violar a los chicos que se encontraban blanco de su hostigamiento. Ese es su pensamiento, misógino y criminalmente patriarcal. ¡No lo permitiremos! Denunciamos la complicidad de la policía que se da la mano con los cabecillas de este grupo y bajo su mirada complaciente sean golpeadas, heridas y amenazadas de esa manera todas las personas que se encontraban en el lugar. Murillo todos los días amenaza a la población por terrorismo y sedición, pero esta gente criminal goza de su protección. Denunciamos que nos quieren instalar la violencia, nos quieren condenar a la guerra donde el cuerpo de las mujeres será el trofeo y el botín. Son un culto explícito y funesto al falo centrismo machista. Nos quieren instalar la figura del macho violento impune disfrazado de “héroe”, noción contra la que tanto hemos luchado y lucharemos las mujeres de todas las organizaciones y desde todos los feminismos.

El odio, la violencia, la idea de superioridad es su ideología y eso se llama fascismo.

¡No en nuestro nombre carajo!
¡Los machos y fachos no pasaran!

En el Marco del Parlamento de las mujeres.
Cochabamba, 19 de diciembre del 2019.
Firman mujeres adherentes y AquelarreSubversiva Cochababamba.

achacacheña-luchadora